Por qué el alcohol es considerado una droga?

El ALCOHOL es una DROGA porque, como toda sustancia psicoactiva, tiene la propiedad de modificar la conciencia, el ánimo y la percepción de quien consume.  ES además  una droga DEPRESORA del sistema nervioso central, esto quiere decir que lentifica la actividad cerebral, alterando el estado de alerta, de coordinación física y el tiempo de reacción.

Tal vez sorprenda  saber que el alcohol es una droga depresora, cuando escuchaste frecuentemente decir que es estimulante.  Esto es porque al principio el alcohol puede tener un efecto estimulante, pero ese efecto es de corta duración y luego de un tiempo se transforma en depresor.

La euforia y desinhibición inicial va seguida luego de sueño y cansancio, descoordinación, alteración de la atención, la memoria y la percepción; en consecuencia, de la reducción del rendimiento intelectual y físico.

Por estas razones puede ser riesgoso mezclar alcohol con otras drogas ilegales. También lo es mezclar el alcohol con medicamentos especialmente pastillas para dormir, tranquilizantes, pastillas para adelgazar, antihistamínicos, jarabe para la tos, anfetaminas o bebidas estimulantes.

 

Drogas legales e ilegales

Que el alcohol y otras sustancias psicoactivas sean legales, no significa que no provoquen daño cuando se consumen en forma excesiva.

Las drogas legales, medicamentos por ejemplo, están aprobadas por las instituciones de salud del estado. Todas deben pasar por un exhaustivo proceso de investigación y certificación antes de obtener una licencia y el permiso para su producción, distribución y venta. Algunas de estas drogas-medicamentos pueden ser vendidos sin receta médica y otros solo pueden ser vendidas con prescripción médica.

Las drogas ilegales no cumplen requisitos técnicos ni medicinales y no cuentan con licencia de producción y menos de consumo por parte del Estado. Se fabrican en forma clandestina, sin pasar ningún control de calidad técnico-científico, sin tener en cuenta la proporción de las dosis y muchas veces se hacen mezclas con otras sustancias o productos tóxicos (talco, vidrio molido, etc.) para obtener mayor volumen y mayores ganancias.